www.taladrosycorte.com
Taladros y corte de hormigón armado.
InicioAplicaciones con diamanteServicios Fotos de obras realizadasVideosCondiciones GeneralesDescarga nuestro catálogoContacte con nosotrosOfertas de empleo·
PERFORACIÓN
CORTE CON DISCO
CORTE CON HILO
ANCLAJES
ANCLAJES

En TALADROS Y CORTE somo expertos en sistemas de fijación pudiendo asesorarle en cada caso la mejor solución para sus problemas de fijación.


ANCLAJE QUÍMICO


Consiste en la fijación de elementos a través de una unión química estructural basada normalmente en una resina de dos componentes. Los anclajes químicos son la solución más segura para cargas medias y altas. Funcionan tanto en materiales macizos (cemento, hormigón, piedra) como en soportes huecos (ladrillos, bloques huecos de hormigón) con el uso de tamices. 

El anclaje químicos evita la dependencia de la medida que tiene el anclaje mecánico ya que actúan como tacos a medida. Además, su resistencia resulta mayor que la de un anclaje mecánico la mayoría de las veces.

Además de todo esto el anclaje químico no produce fatiga al material ya que trabaja por adherencia, otra ventaja frente al anclaje mecánico sobre todo cuando trabajamos con hormigón fisurado o materiales frágiles. Estos anclajes distribuyen la carga en una superficie más o menos cilíndrica alrededor de la varilla mientras que los mecánicos presentan una zona de afección sensiblemente cónica.

Por su forma de trabajo los anclajes químicos que trabajan por adherencia permiten unas separaciones entre anclajes y distancias a borde, por lo general, menores que los mecánicos. Son ideales por tanto en casos en los que existen bordes próximos.



ANCLAJE MECÁNICO


Su filosofía es la de adaptarse al material base de diferentes modos. En unos casos a medida que se introducen en el taladro horadan el material creando una zona acampanada en la que quedan embebidos. Los anclajes se deforman adaptándose a éste. Al girar la camisa del anclaje mediante un útil especial, logramos que la cabeza metálica no expanda directamente contra el material base, sino que vaya taladrándolo y se vaya introduciendo poco a poco en este, creando una zona acampanada con un contacto perfecto entre el anclaje y el material. En este caso, la fuerza de tracción aplicada al anclaje se transmite mediante unos esfuerzos perpendiculares al cono del anclaje, haciendo que lel material trabaje a compresión a través de dicha reacción.

De este modo se logra que el anclaje tenga un excelente comportamiento en cuanto a cargas, similar al que tendría un perno embebido colocado en el hormigón fresco.

 

Con los anclajes mecánicos nunca debemos olvidarnos de las distancias a borde y entre anclajes recomendadas en los manuales.

 


InicioAplicaciones con diamanteServicios Fotos de obras realizadasVideosCondiciones GeneralesDescarga nuestro catálogoContacte con nosotrosOfertas de empleo·